Búsqueda  

Bienvenidos

La República Federal de Alemania es la meta para los alemanes orientales, tras una huida llena, a menudo, de peligros, miedo y esperanza. La gran mayoría de los alemanes occidentales los acoge de forma extremadamente calurosa. En las mismas estaciones y puestos fronterizos reciben alimentos y asistencia médica.

Las autoridades de la RFA afrontan con una enorme eficacia organizativa la inesperada oleada de personas. Los alemanes orientales no son considerados extranjeros, por ello, las formalidades se resuelven con rapidez y los refugiados pasan sólo unos días en los campamentos de acogida. Éstos muestran con orgullo a las cámaras de televisión sus pasaportes recién expedidos.

Los nuevos ciudadanos de la RFA inician ahora llenos de esperanza su ansiada vida en libertad. Para ello reciben apoyo en forma de “dinero de bienvenida”, créditos estatales favorables o ayuda para encontrar vivienda y trabajo. Pocas semanas después de su llegada, muchos de los recién llegados ya se han integrado en la sociedad de la República Federal: han alquilado una vivienda, encontrado un puesto de trabajo o van a un colegio o universidad. Por fin pueden vivir en una sociedad liberal democrática.


Imprimir página | Recomendar página | Enviar comentario